DEPOSITO HIDROGRÁFICO, SL
Centro de Instrumentos, Accesorios, Publicaciones y Especialidades Náuticas

Horario de lunes a viernes de 09:30 a 14:00h y de 16:30 a 19:30h

Buena suerte, mala suerte - Xavier Bordanova - Buena suerte, mala suerte es la crónica de cuatro navegantes aficionados que participaron con éxito en la insólita regata Gran Prix del Atlántico, entre las ciudades de Cádiz y Santo Domingo...
Compartir en
Precio
16,50 Eur   IVA incluido
Referencia EI373
Cantidad
Un encuentro casual y un intercambio de e-mails ponen en contacto a un grupo de navegantes amateur para abordar el proyecto de participar en la regata Gran Prix del Atlántico. 4000 millas desde Cádiz a Santo Domingo, salida el 9 de enero del 2010. Los protagonistas no se conocían anteriormente. El trato es compartir gastos y hacerlo lo mejor posible, “en sintonía con la mar y el barco”. Hay dudas; poco presupuesto, poca experiencia, pocos tripulantes. Pero hay un tiempo para reflexionar y otro tiempo para ejecutar las decisiones tomadas. El día 14 de enero, después de un tenso y controvertido retraso debido a un temporal, el velero Niob 6 toma la salida desde El Puerto de Santamaría junto con 14 barcos más.

Todo parece ir bien excepto una azarosa circunstancia, verificada fugazmente por la tripulación al virar la isla de Lanzarote; el Niob 6 va en cabeza. ¿Buena noticia? Se genera más tensión y presión entre la tripulación. Junto con el cansancio surgen las primeras dudas; ¿Por qué? ¿Vale la pena? Cuatro personajes distintos y distantes, siguiendo una consigna acordada en tierra: correr. La vida a bordo transcurre dentro de la austeridad y el rigor necesarios para mantener una actitud de competición. Todo es secundario excepto hacer andar el barco.

Las comunicaciones a bordo, precarias, parecen confirmar que se acerca una tormenta imprevista. Quedan 3200 millas. ¿Cuál es la mejor estrategia? Las siempre inciertas previsiones meteorológicas, el estado del barco y las velas, y el ánimo de la tripulación determinarán la decisión tomada a bordo por votación: rumbo directo a través de la tormenta.

La noche de la rotura de la botavara, parece imponerse la tentación de abandonar la regata y dejarse mecer relajadamente, por fin, por los vientos alisios, hasta algún destino caribeño. Los cuatro tripulantes, sutilmente, transmiten actitudes distintas. Pero prevalecerá el pacto inicial; hacer correr el barco como sea.

Entre mal tiempo y agotadoras calmas y con el barco averiado, los partes enviados por radioaficionados confirman una lenta agonía para el Niob 6: desde el seguimiento en tierra, vía web, la inmensa mayoría de aficionados cuelgan mensajes que dan por segura la victoria del barco perseguidor, el Macaco, en 2ª posición aún.

La rutina a bordo se convierte en una lucha contra el desánimo; cocinar, secar la ropa, cuidar el orden a bordo, dormir a retazos, reparar roturas, mantener suficiente energía y sobretodo controlar los sutiles hilos de una frágil convivencia. Con suerte, quizá el Macaco también rompe. La mala suerte ya ha saldado cuentas con el Niob 6. Quién sabe.

Cuando el Niob 6 entra en el mar Caribe el Comité Organizador aún está evaluando los efectos de la tormenta en la flota. La expectación de los seguidores en tierra es enorme. A bordo, el calor, los increíbles atardeceres y las serenas y veloces guardias nocturnas no hacen desaparecer la sensación de derrota anunciada. Con la botavara rota y un 40% menos de superficie de vela, cada jornada se espera recibir a bordo la previsible noticia de la derrota ante el Macaco. A pesar de ello, los tripulantes persisten diseñando planes minuciosos para tomar con acierto las decisiones de navegación. Meteorología, estado de las velas, cambios de corrientes y vientos, buena suerte, mala suerte… deshacen constantemente los planes trazados con esfuerzo, y vuelta a empezar.

Cada uno de los tripulantes tiene su propia visión del éxito. El protagonista reconoce para sí que la regata está perdida, pero la sensación alegría, de estar en sintonía con el viento y con el mar, y de haber conseguido superar las dificultades técnicas, meteorológicas y de convivencia, suponen un triunfo ya alcanzado antes de llegar.

Después de 26 días y 20 horas de regata, en contra de la lógica razonable, el Niob 6 corta la línea de llegada con dos horas de anticipación respecto al Macaco, quedando vencedor en tiempo real.

Edición Española 2012
222 páginas
14,8 x 21 cm
Encuadernación: Rústica con solapas
Otros productos relacionados (20)

WEBS RELACIONADAS

 
Etiquetas Transporte Mercancias Peligrosas
 
Señales IMO